The Flamekeeper FK

¿Por qué es importante diseñar una cultura empresarial?

El lado humano del negocio

Design Culture

¿Por qué hablo de “Diseñar Cultura”?

Diseñar una cultura organizacional es trabajo de todos. Hemos de ser capaces de crear un sentido de comunidad en torno a nuestra marca donde empleados, inversores o clientes sean parte activa y creativa para expresar lo que necesitan. Todos deben verse involucrados en el proceso de diseño. Se trata de probar cosas nuevas, tener alta tolerancia al error, saber aprender, corregir, equivocarse y acertar. 

Por este motivo hablo de diseñar. El diseño es la herramienta que nos permite involucrar a todas estas personas, identificar sus necesidades. El diseño nos permite conseguir que la cultura sea legítima y que se pueda tangibilizar en iniciativas reales. 

El modelo de la empresa lo cambian las personas.

El modelo de la empresa lo cambian las personas. Cada vez más, las personas hacen las empresas a su medida. Esto plantea el reto de entender a las personas dentro de las organizaciones y a los consumidores o clientes en torno a un negocio. Es necesario crear espacios de participación donde empleados y clientes converjan. No basta con ejecutar las tareas obvias propias de nuestro servicio. Hay que escuchar primero, estar abiertos e involucrar a todos, desarrollar los negocios con las personas como centro.

¿Has pensado en qué valores trasladas al mercado? Todos tenemos una forma de ver el mundo, particular y única que se representa en las cosas que nos gustan y en lo que nos inspira. Se trata de identificar los valores que hay detrás de estas cosas que nos mueven y empezar a construir desde lo más profundo, desde la esencia, desde el lado humano del negocio. Un producto, servicio o marca se impregna de los valores de las personas que hay detrás y esta es la visión que traslada al mundo de sí misma.

Diseñar desde lo humano.

Diseñar desde lo humano provoca que el impacto de un producto, servicio o marca en el entorno es directo, diferenciador y perdurable. Se trata de entregar lo mejor de cada uno. Esto significa que somos capaces de transmitir la pasión de las personas que hay detrás, inspirar y compartir una visión de cómo se hacen las cosas en una compañía, ser un ejemplo en una forma de hacer que nos identifica y nos hace genuinos.

Cuanto más se comunique esta visión, más parte de el negocio se sentirán las personas dentro y alrededor de él. Los clientes tienen ganas de volver a invertir en el valor humano. Hagamos ver a la gente cómo es el mundo después de elegir un producto, servicio o marca.

“Los clientes tienen ganas de volver a invertir en el valor humano. Hagamos ver a la gente cómo es el mundo después de elegir un producto, servicio o marca”.

Dar sentido a los proyectos.

Creemos cultura y demos sentido a los proyectos. Los equipos más unidos y las marcas más consolidadas, tiene un gran “WHY”, de por qué hacen lo que hacen. El sentido del proyecto. Los empleados, usuarios y clientes perciben fácilmente el sentido de tu proyecto.

Cuando diseñamos la cultura, cada pequeña decisión tiene un impacto. Puede haber cosas que parecen muy básicas, pero que hacen una gran diferencia. Hemos de ser coherentes y crear una cultura en la compañía con los rasgos únicos que la identifiquen, sólida, comprometida, que comprenda las necesidades y características de las sociedad donde trabaja. Haz que los valores, la cultura y la forma de hacer las cosas sean un output clave de tu marca. 

¿Nos tomamos un café?

Me gustaría saber más sobre tu situación y cómo puedo ayudarte.
Ir arriba
Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón ACEPTAR, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad