¿Cómo puedo tener más suerte?

5 actitudes para mejorar tu suerte

alain-pham-WMdKyKpmYDI-unsplash

¿Todo lo que nos pasa es suerte?

Cuando vemos a alguien al que le van bien las cosas, lo primero que pensamos es que es una persona afortunada, un tipo (o tipa) con suerte. De hecho muchas veces buscamos una excusa para justificar la buena suerte de los demás y la mala propia… Un ejemplo como otro cualquiera:⁣

“Es que [Nombre] tuvo la suerte de que justo despidieron al jefe. Era el que estaba más disponible y por eso empezó a suplirle. Al final le dieron el puesto y yo llevo mereciéndomelo mucho, pero como trabajo en tantos proyectos nunca me dan la oportunidad”.⁣

⁣Es cierto que la suerte depende mucho de estar en el lugar adecuado en el momento preciso, pero, como dice un buen amigo mío, “hay que estar ahí”. Y ese estar ahí, depende mucho del trabajo de cada uno y sobre todo, de su actitud. ⁣

La suerte NO existe, existe el azar

No creo que la suerte sea algo que nos pasa por casualidad. No creo que esa suerte exista. Creo que la suerte (buena o mala) es algo que vamos construyendo a nuestro alrededor sin darnos cuenta, en función de la actitud que tengamos ante la vida. Lo abiertos o cerrados que estemos al mundo que nos rodea, de no auto-imponernos límites, cómo seamos capaces de interpretar las señales y cómo trabajemos en nuestro favor.⁣

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay gente que tiene tanta suerte?⁣⁣

Lo cierto es que parece que a las personas afortunadas le van pasando cosas buenas una detrás de otra constantemente porque sí. ⁣⁣Nada más lejos de la realidad. Los acontecimientos no suceden por casualidad y hay mucho detrás.⁣

Richard Wiseman investigó sobre esto y en esto vídeo os cuento 5 actitudes clave para mejorar tu suerte: 

¿Nos tomamos un café?

Me gustaría saber más sobre tu situación y cómo puedo ayudarte.
Ir arriba
Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón ACEPTAR, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad